Redes Sociales FLICKR USTREAM aNobii MySpace YouTube Twitter Facebook
 
 

PORTAL ACCESIBILIDAD

ENGLISH VERSION

Julio 2014
D L M M J V S
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Expo Bicentenario 2010

Nuevo canto a México
OBRA GANADORA

Historias de Familia del Bicentenario

Portal Orgullo Municipal

El Futuro es Milenario

Ruta 2010 / Recorre las rutas de la historia

Edición Bicentenario

Niños 2010

Discutamos México

MONUMENTO ESTELA DE LUZ
TRANSPARENCIA
INSTRUCCIONES DE USO

Símbolos Patrios México 2010

Archivo Histórico Militar México 2010

Programa Académico 2010

Recorrido virtual: Rotonda de las Personas Ilustres

Grupo Bicentenario Los países iberoamericanos que celebran su Bicentenario

Conoce aquí los portales Bicentenario

Galería de imagenes del Bicentenario y Centenario

El Águila Real / Símbolo Nacional de México

Conoce a las Especies Mexicanas del Bicentenario

Paseos Culturales INAH

Canasta de ideas mexicanas

Historia de Alto Vuelo


mod_vvisit_counterPáginas vistas el día de hoy8310
mod_vvisit_counterPáginas vistas totales35842325

Calle Torres Quintero, Colima, Col. Imprimir E-mail
México es mi Museo / Lista por Estados - Colima

Calle Torres Quintero

En 1792 Miguel Hidalgo y Costilla fue enviado a Colima, donde   permaneció ocho meses como párroco de San Felipe de Jesús. Sus actividades y simpatía le ganaron el respeto y cariño de sus feligreses. ¿Quieres saber más?


 

 

 

 

 

52. HIDALGO EN COLIMA, EN UN MINUTO

 

 

 

 

Luego de trabajar como docente y rector en el colegio de San Nicolás, Miguel Hidalgo y Costilla fue enviado en 1792 a la parroquia de Colima, por órdenes  del obispo de Michoacán, Antonio de San Miguel. El futuro iniciador de la Independencia de México permaneció ocho meses en la villa, durante los cuales fue cura de San Felipe de Jesús, conocido popularmente como “el Beaterio”.

 

 

Hidalgo se alojó provisionalmente en una casa principal de la, ahora, calle Torres Quintero que tenía una pila de agua en el patio central. Cuenta la tradición que el nuevo cura se hizo amigo de los niños que pasaban por su casa de camino a la escuela y les encargaba pescaditos del río de Colima para alimentar a una garza que le habían regalado y a la que tenía por mascota.

 

 

Hidalgo era muy alegre, amante de los festejos y las tertulias en las que se bebía chocolate, se comían alfajores de coco y nueces cubiertas y se jugaba a la baraja. Su cocinero Francisco Nuñez de Haro era un buen dulcero. Hidalgo se ocupó de solicitar a sus nacientes amistades que le llevaran pedazos de cobre y bronce, con los que deseaba forjar una gran campana.

 

 

Cuando el movimiento insurgente llegó a la región, sus pobladores mostraron su simpatía por quien había sido su pastor espiritual.


MÉXICO ES MI MUSEO / BICENTENARIO DE LA  INDEPENDENCIA CENTENARIO DE LA REVOLUCION / MEXICO 2010