Accesibilidad

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Biología de la especie

Reino: Animalia
Phylum: Chordata
Clase: Aves
Orden: Falconiformes
Familia: Accipitridae
Nombre común: Águila Dorada
Nombre científico: Aquila chrysaetos (Linnaeus, 1758)
Fuente: Integrated Taxonomic Information System
http://www.itis.gov/index.html

Hembra, peso 3.800 a 6.600 Kg - Macho, peso 3.500 a 6.000 Kg

 

Descripción de la Especie

El Águila real o Águila Dorada es de color café oscuro con tonalidades doradas en la cabeza y hombros. Por lo general las hembras son hasta un 10% más grandes y pesadas que los machos.

Reproducción

Se reproduce en zonas montañosas con áreas abiertas. Los nidos son colocados en árboles o acantilados de difícil acceso entre los 3 y 30 m de altura. Comúnmente tiene 2 o 3 nidos que son utilizados alternativamente, éstos son construidos con ramas gruesas intercaladas con trozos de arbustos y hojas, recubiertos de material fino. Tiene forma de plataforma y lo construyen tanto la hembra como el macho.

En México la puesta de huevos se presenta entre enero y principios de febrero, aunque puede presentarse en marzo. La puesta de cada huevo se realiza con una diferencia de entre 3 a 5 días. La incubación dura de 43 a 45 días y es realizada en mayor proporción por la hembra (80% de su actividad durante el día). La puesta puede ser de 1 a 4 huevos, siendo más frecuentes las puestas de dos huevos.

Una vez eclosionados los pollos tardan de 72 a 84 días en el nido antes de emprender su primer vuelo, el cual ocurre a mediados de julio y agosto.

Alimentación

Su dieta se concentra principalmente en las liebres, aunque come otro tipo de presas, como pequeños mamíferos, aves, reptiles e insectos, incluyendo carroña cuando los mamíferos son escasos. En México se ha reportado a los lagomorfos, (liebres y conejos) como el componente más importante de su dieta y se estima que requieren de entre 240 a 250 gr de alimento diarios.

Hábitat

Se distribuye principalmente en zonas áridas, semiáridas y montañosas con bosques templados, aunque prefiere ambientes templados, habita en gran proporción en zonas desérticas y en pastizales. En montañas cercanas a valles, laderas de montañas, cañadas y praderas. Puede observarse en ambientes cerrados y abiertos, aunque en zonas áridas y semiáridas se presenta en áreas abiertas.

Distribución histórica

Se estima que el Águila real se distribuía históricamente desde Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo y el sur de San Luis Potosí y Tamaulipas, hacia el resto del norte de México. Es decir en aproximadamente el 50% del territorio nacional.

Hoy en día, la distribución del Águila real se encuentra restringida a pequeñas áreas ubicadas en los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro y Oaxaca.

Existen también áreas de distribución invernal para águilas reales provenientes de los Estados Unidos. No se conoce la ruta migratoria ni el origen preciso de los ejemplares pero han sido identificados en Baja California, Baja California Sur y en la región de Babícora, Chihuahua.

Amenazas y situaciones de vulnerabilidad que enfrenta el Águila real

Pérdida de hábitat

La principal causa del declive de las poblaciones de Águila real en México es la pérdida o deterioro de su hábitat y la consecuente reducción en la disponibilidad de presas y sitios de anidación. Este fenómeno es ocasionado principalmente por la agricultura, la ganadería extensiva y la urbanización en el área de distribución de la especie. En 1997 el Gobierno Federal estimó que el 97% del territorio nacional sufría diferentes niveles de deterioro del suelo; el 75 % de esa degradación provenía de la deforestación, el sobrepastoreo y el cambio de uso del suelo por actividades agropecuarias, urbanas e industriales.

Las actividades agropecuarias e industriales se desarrollan más donde hay ecosistemas de tipo matorral, pastizal y bosque templado, los cuales representan hábitats considerados como áreas de distribución del Águila real.

La disminución de las poblaciones de mamíferos pequeños y medianos, que constituyen las presas principales de las águilas reales es un problema importante y deriva también de la pérdida del hábitat. Muchos de estos mamíferos, como el perrito llanero, Cynomys mexicanus, que es una de las principales presas del Águila real, también enfrentan riesgo severo, ya sea de manera local o como especies.


Saqueo de nidos

El saqueo de nidos para fines comerciales es un problema que se ha detectado, aunque no se conoce la magnitud del mismo, se sabe que los huevos son robados para coleccionistas o para incubarlos y criar los pollos como mascotas o para la cetrería. Este problema, se ha convertido en una barrera para la investigación pues se ha llegado al punto en que la información sobre ocurrencia de águilas y nidos no se publica como medida preventiva para evitar que los saqueadores encuentren los nidos con mayor facilidad.

Particularmente, el Subcomité en su primera reunión de trabajo, acordó ser discreto y no dar a conocer la ubicación de los sitios de anidación u ocurrencia de Águila real.

Muerte por efecto de las actividades humanas

Electrocución

Los accidentes por electrocución de individuos de Águila real cuando se posan sobre las líneas eléctricas de distribución que cruzan los territorios en los que habitan son otro problema.

El Águila real es un ave de gran tamaño (su envergadura alcanza dos metros de largo en los adultos), lo que facilita que las alas toquen dos cables con energía a la vez, al intentar percharse en los tendidos eléctricos o incluso al volar muy cerca de ellos. Los accidentes que sufren, afectan tanto a las poblaciones de la especie como a la economía del lugar pues los daños causados a los tendidos y los cortes de energía que implica el repararlos necesitan altos costos de mantenimiento.


Envenenamiento

Otra causa de muerte accidental de águilas reales ocurre por la ingesta de compuestos tóxicos que se encuentran en sus presas, especialmente en lugares donde se practica el control de plagas con venenos o por el mal manejo de agroquímicos.


Se ha identificado una aparente relación entre el DDE (plaguicida organoclorado derivado de la degradación del DDT o Dicloro Difenil Tricloroetano) y la delgadez de los cascarones que resulta en la destrucción de huevos durante el desarrollo embrionario. Por otra parte, en Canadá se ha registrado la muerte de águilas reales por atrofia neuromuscular tras ingerir cadáveres de coyotes envenenados con pesticidas que contienen anticolinesterasas, como el carbofurano. En México se ha detectado la muerte de perritos llaneros, Cynomys mexicanus, derivada del envenenamiento por agroquímicos. Estos animales forman parte importante de la dieta de las águilas reales.


Cacería

La cacería de águilas reales en México a pesar de ser considerada como ilegal, representa en la actualidad un efecto determinante en la disminución de las poblaciones de Águila real, las cuales son cazadas como trofeo o bien para fines ornamentales, lo anterior aunado a la caza derivada de mitos populares que consideran al Águila real como una amenaza para el ganado, la fauna doméstica e incluso para los miembros menores de las familias de ganaderos, principalmente de pastores de cabras. De igual forma, de manera indirecta, la cacería desmedida de especies que componen la dieta del Águila real, tales como conejos, liebres y otras especies como el perrito llanero, cazadas principalmente como medida de control de fauna supuestamente nociva para los cultivos o la cacería practicada por cazadores furtivos en todas sus modalidades y la cacería para subsistencia alimentaria o venta de carne de monte en mercados locales principalmente en Zacatecas, contribuye de manera significativa al deterioro de las poblaciones de Águila real.


 

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP)
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT)

 
Sigue la Gira 200 años de ser orgullosamente mexicanos, en México D.F. del 16 al 22 de diciembre en el Parque Bicentenario Azcapotzalco ( 19 y 20:30 hrs. ) * * * 21 de diciembre de 1809. Conspiración de Valladolid